www.erenovables.com

Cuento de (materias primas) de Navidad

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Un año más ya estamos de nuevo en Navidad y, mientras todo el mundo está pensando en preparar y adornar la casa y en las celebraciones con amigos y familiares, creemos que también podría ser un buen momento para pensar en las materias primas que se emplean en las luces, decoraciones, tarjetas de felicitación, regalos, etc. que hacen de este momento uno de los más especiales del año.
En primer lugar, prestemos atención a uno de los aspectos más entrañables de estas fechas, el árbol de Navidad. Normalmente se trata de una conífera, como los abetos o pinos, con una madurez de entre seis y diez años. Durante este tiempo, probablemente su crecimiento ha estado apoyado por el empleo de fertilizantes que provienen de materias primas como el potasio, el fósforo o el nitrógeno y que, además, contienen pequeñas cantidades de magnesio, azufre y calcio. Los nutrientes esenciales presentes en los fertilizantes se extraen de fuentes naturales como la potasa y la roca fosfática. En este sentido, se estima que Canadá atesora aproximadamente el 60% de las reservas mundiales de potasio, con Rusia en segundo puesto, pero a bastante distancia. Dentro de Europa, los árboles se plantan en pequeñas parcelas locales, por lo que la gran mayoría de ejemplares recorre grandes distancias desde los países nórdicos. En efecto, Dinamarca es el mayor exportador con una producción anual de 12.000 millones de árboles. Los daneses se han adueñado tan bien de este mercado que incluso exportan árboles de Navidad a Finlandia, el país que se jacta de ser la casa de Papá Noel. Evidentemente todo este transporte (que incluye barco, tren y carretera) consume importantes cantidades de combustibles fósiles. Continuando con la decoración, hoy en día las velas han sido reemplazadas por pequeñas bombillas eléctricas. Estas luces, que parpadean y cambian de color, contienen alambres eléctricos de cobre que ha sido extraído en países como Chile, Perú o la República Democrática del Congo. Recordemos que el mineral de cobre se puede extraer de minas a cielo abierto o minas subterráneas. Además el proceso para extraer el metal del mineral comprende varias etapas y se requiere la utilización importantes cantidades de agua durante dicho proceso. En efecto, se calcula que se necesitan unos 1.600 litros de agua para obtener 19 kg de cobre, lo que equivale a la cantidad de cobre que puede encontrarse en un coche familiar normal. Por supuesto, todo árbol de Navidad ha de contar además con adornos de colores, ángeles y figuras, que se hacen con minerales similares a los que podemos encontrar en las bombillas de las luces (feldespato, sílice, o arcilla), pero también pueden contener borato y metales no ferrosos como cobre y plomo. Por su parte, las pinturas y los esmaltes empleados para su coloración suelen estar basados en productos petroquímicos, pero también incluyen muy frecuentemente mica y arcilla. Y están pigmentados con ingredientes como el litio, el titanio y el magnesio. Y, por último, tampoco podemos olvidar la electricidad empleada en todas y cada una de las (afortunadas) casas que estos días encienden sus decoraciones de Navidad. En Europa, los combustibles fósiles generan más del 48% de la electricidad, seguida de la energía nuclear que supone el 27%. La energía hidráulica supone el 13%. El reparto se completa con un 8% para la energía eólica, 3% para la solar y el 1% restante para geotermal y otras fuentes. Por tanto, mientras disfrutan de estas fiestas y todo lo que traen consigo, no dejen de considerar las materias primas como un activo más en el que invertir.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.