www.erenovables.com
La apuesta por la fusión nuclear como fuente de energía sigue en pie

La apuesta por la fusión nuclear como fuente de energía sigue en pie

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Todas las potencias mundiales aprueban el nuevo calendario del proyecto ITER, a pesar de que aumentan los costes, mientras en Francia se acelera la construcción del gigantesco reactor experimental.
MADRID.- Una gigantesca instalación científica que remeda una estrella, como el Sol, está tomando forma con una rapidez notable en los Alpes franceses. Es el reactor experimental de fusión ITER (las siglas forman la palabra camino en latín), que se construye en Francia apoyado por todas las potencias mundiales, con la intención de demostrar la viabilidad científica y técnica de la fusión de núcleos atómicos (el origen de la energía estelar) como nueva fuente de energía. Aunque la complejidad y tamaño de sus elementos son difíciles de describir con o sin imágenes, el objetivo principal no es la hazaña tecnológica de su construcción sino lo que va a pasar en el futuro, si va a funcionar y cuándo. Por eso es importante que hace unos días los representantes de todos los socios del mayor proyecto tecnológico científico del mundo hayan dado su aprobación al nuevo calendario que les presentó la Organización ITER. Este calendario, muy detallado, que se ha retrasado casi tantas veces como años lleva el proyecto en construcción, prevé que la primera producción de plasma (el cuarto estado de la materia, que se alcanza solo a elevadísimas temperaturas) se produzca en 2025. Así que se espera que dentro de menos de 10 años un gas de hidrógeno a 150 millones de grados de temperatura dará lugar ya a reacciones de fusión, aunque la primera carga de deuterio-tritio (el combustible para su funcionamiento como reactor) tarde otros diez años. Tras varios baches en la organización y el ritmo de construcción, en 2016 los responsables de ITER han podido presumir que los 19 hitos del proyecto previstos para este año se han cumplido tanto en tiempo como en presupuesto gracias al ritmo impuesto por el nuevo director, el francés Bernard Bigot, desde hace 18 meses. Con ese logro, se ha aprobado el presupuesto total para el periodo hasta 2035, pero ahora cada país o grupo de países debe obtener el dinero de sus presupuestos particulares. Aunque es muy difícil de calcular, Bigot ha aventurado que la construcción del ITER costará 18.000 millones de euros, 4.000 millones más que lo calculado en 2010. El proyecto nació oficialmente hace ahora 10 años, durante el curso de una ceremonia solemne en París.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.